Aikisur

AIKISUR COVID-19

 page1image10092752 

Esperamos que todos estéis bien.

Nuestro más sincero agradecimiento a quienes seguís trabajando y una mención especial a todos los “peques” que tan estoicamente están llevando este confinamiento.

Es nuestro deseo que estas palabras de O’Sensei del libro “El corazón del Aikido (la filosofía del takemusu aiki)”, os ayuden a sobrellevar y quizá dar sentido a estos momentos tan especiales que está viviendo toda la humanidad y sus efectos en el planeta que compartimos.

“En (Japón) nuestro país no ha existido nunca una tradición de deportes competitivos al estilo occidental; pero en nuestros tiempos hay quien se alegra de que las artes marciales se estén convirtiendo en deportes. Pero esto es entender muy mal el verdadero carácter del budo. Los deportes son pasatiempos, equivalen a jugar. Son juegos que practican los entes físicos; no son cuestiones del espíritu. Dicho de otro modo, en ellos no hay más que una mera competición. Pero el budo, por su parte, es un medio para mantener la armonía y para fomentarla; es el combate en el plano espiritual, regido por el Amor. El budo contribuye a hacer prosperar el mundo.”

“Nuestro cuerpo es una transformación del espíritu, y es un vehículo que nos permite llevar a cabo nuestra labor. Nuestro cuerpo nos vincula al espíritu y nos proporciona una forma física que nosotros podemos refinar y pulir. Gracias al cuerpo, podemos desarrollarnos hasta convertirnos en individuos espléndidos. Nuestros cuerpos dan albergue a nuestro espíritu.
Nosotros hablamos de conceptos tales como “el cuerpo búdico” y “la supraconsciencia”; pero no os hacen falta términos complicados como estos. Lo único que tenéis que hacer es forjar todos los aspectos de vuestro espíritu. Hoy alborea un mundo espiritual nuevo. El AIKI no deja de lado los aspectos más bajos de la existencia, sino que los transforma en algo más elevado y más espiritual. Podemos crear un cielo en la tierra, podemos establecer una Nación Universal”.
                                                                                   Morihei Ueshiba


Deja un comentario