Reflexiono sobre la inactividad causada por causas ajenas al entreno, que sin embargo minan la moral y la ilusión. Tras todos estos días, lo único que saco en claro es arrepentimiento. Por perder el tiempo en darle vueltas a cosas que, si han de pasar pasaran, y si pasan se les buscara solución a su debido tiempo. Por que,  un problema, lo es,  si tiene solución y si no la tiene deja de ser un problema.

Tener la cabeza ocupada es de suma importacia. Seguro que todos tenemos algo, que ¿quien nos dice que no sea importante?; pues claro. ¿ Pero, realmente no llena ?.

Cuando alguien tiene algo que le llena, no deberia dejarlo. Es cierto que a veces no es facil, esta vida no ayuda mucho.

Aun asi n o deberiamos perder el rumbo, ( la alegria del que empieza algo nuevo con grandes espectativas), y seguir trabajando nuestro aikido.

Todos los esfuerzos y sacrificios que hacemos por seguir con el trabajo nos haran mas fuertes y disfrutar de nuestro arte. Consiguiendo por tanto, ver las siguientes adversidades como algo insignificante y facil de superar po haber pasado ya por ello.

Las cosas que nos han de pasar, pasaran por mucho que busquemos y hagamos cosas que intenten esquivar el futura incierto que nos ha de tocar. Por tal motivo y con mayor motivo no debemos desviarnos del camino que nos marcamos en un principio, cuando la ilusion era el cielo que nos cubria.

Otra forma de verlo puede ser, la busqueda de la salud mental. Puesto que el tiempo que estamos en el dojo, entrenando, es nuestro, dejamos de lado el dia a dia, esfuerzos, cansancios y todo lo que genera estres, ira, … que al final terminamos sacando en el momento menos indicado con las personas que menos lo merecen.

Por lo tanto os digo, a tod@s, que seguíre entrenando. Pase lo que pase y cueste lo que cueste.

 

Categories: Opiniones